Champagne

La Champagne, cuyo suelo y clima tienen tanto que ofrecer, se encuentra a tan solo 145 km de París, hacia el nordeste, en el centro de una pequeña cadena montañosa que se eleva desde una llanura cretácea dividida en dos por el río Marne.

La historia de la viticultura en la zona de Champagne se remonta a los albores del Cristianismo, y los límites de sus viñedos fueron definidos por el sistema de denominación francés (Denominación de Origen Controlada o AOC) en 1927.
Pero a pesar de sus vinos de fama mundial, el “terroir” en el corazón de esta región sigue siendo poco conocido.
Con su situación en el extremo norte de Francia, el clima severo, el tipo de suelo y sus viñedos plantados en laderas, el “terroir” de Champagne es único en su especie - tan original como el vino que produce.

La zona de Champagne está dividida en cuatro grandes regiones:
• Montagne de Reims
• Côte des Blancs
• Vallée de la Marne y Côte de Sézanne
• Côte des Bar

 

La región de Champagne tiene dos importantes características distintivas: su situación geográfica en el límite septentrional del cultivo de la vid y un clima dual, sujeto a las influencias oceánicas y continentales por igual.

En Champagne - y esto es rasgo distintivo principal del “terroir” - las vides se plantan en los límites septentrionales de su tolerancia al frío. La temperatura media anual en Reims y Epernay (latitudes 49 ° y 49 ° 5 Norte) es 11 ° C. La vid, como todas las plantas, requiere condiciones climáticas adecuadas y en el hemisferio norte, rara vez prosperan más allá de las latitudes 50 ° Norte y 30 ° Sur.
El segundo rasgo distintivo importante del “terroir” de Champagne es su clima dual, que es predominantemente oceánico, pero con tendencias continentales. Este complejo patrón climático distingue la zona vitícola de Champagne de los otros “terroirs” en el mismo grupo. La temperatura media anual tiende a ser más elevada, sin grandes fluctuaciones de un año a otro.
Dicho esto, la influencia oceánica mantiene las temperaturas en la parte baja, con poca variación de una temporada a otra.

Existen también otros factores importantes que definen las características únicas del “terroir” de Champagne:
• Baja exposición solar
• Heladas devastadoras propias del clima continental ponen en riesgo las viñas.
• Cantidad idónea de precipitaciones
• Subsuelo calcáreo
• Viñas plantadas en laderas