Bellevoye

Bellevoye es el proyecto personal de Jean Moueix y Alexander Sirech. El primer whisky triple malta francés.
Haciendo realidad una idea de Alexandre Sirech, quien en la década de 1990 trabajó en Escocia para una conocida marca de whisky, se embarcaron en la creación de un whisky francés.
Para ello, realizaron un minucioso proceso de investigación y degustaron todos los whiskies de Francia y otros tantos del mundo. De esta investigación surgió la identidad del whisky que buscaban, y que no existía: un whisky, elegante, sutil, sin turba (salvo el Bellevoye Noir), suave y equilibrado. Un whisky con un estilo propio mezcla de tres whiskies de malta, un triple malta francés. Toda una innovación.

Bellevoye no es resultado del marketing, sino de la convicción. Cada etapa de su producción se lleva a cabo con rigor y pasión, desde la selección de los cereales hasta su presentación en una botella con un estilo muy francés, pasando por la selección de levaduras, la pureza del agua, el envejecimiento o la mezcla final.
Los whiskies de Bellevoye proceden de las tres mejores destilerías de Francia, situadas en el norte, Alsacia y Cognac respectivamente, donde pasan de tres a ocho años en barricas de roble antes de ser mezclados.
Una vez hecha la mezcla por el equipo de Bellevoye, el whisky envejece durante un año más en barricas de roble Allier, las mismas que se utilizan para envejecer los mejores vinos de Burdeos, en las bodegas Bellevoye, en la región de Cognac.

La gama Bellevoye se compone de cuatro whiskies, cada uno de ellos con un acabado diferente:
Bellevoye Bleu (Grain Fin)
Bellevoye Blanc (Sauternes)
Bellevoye Rouge (Grand Cru)
Bellevoye Noir (Tourbé)

Leer más