Fernando de Castilla ha recuperado la centenaria tradición Jerezana de elaborar vermut, respetando la esencia de esta histórica bebida. Los vinos añejos de altísima calidad de fino y moscatel han sido impregnados con 27 botánicos que los han transmutado en un vermut completamente natural, sin ningún tipo de aroma añadido, pero de una intensidad sorprendente. Un vermut para ser disfrutado con hielo, potente y complejo, pero elegante y refrescante como ninguno.

Zona de elaboración: Jerez de la Frontera

Uvas prensadas y fermentadas en acero inoxidable y envejecidas en barricas de roble por un largo periodo. Después el vino es impregnado con diferentes botánicos naturales incluyendo ajenjo, piel de limón y naranja, clavo y otros.
x

BODEGA