El proyecto de La Vinya del Vuit se funda en 2001 cuando 8 amigos: Sara Pérez, René (IV) Barbier, Nuria Pérez, Ester Nin, Montse Mateos, Iban Foix, Julien Basté y Philippe Thévenon adquieren una parcela de 4,5 Ha de viñedo en semi abandono, en Gratallops y la restauran. Con ella dieron a luz a un viñedo de 70 años, Garnacha (30%) y Caranyena (70%) y juntamente con una parcela mayor (5,5 Ha) localizada en La Vilella Baixa orientada al sureste gestaron un vino con post gusto a historia.

La parcela se gestiona orgánicamente, se labra con mula, y se vinifica en Clos Mogador. Este pequeño lote (aprox. 1900/2400 bot.) es el proyecto de , que se definiría como un vino de arte por la relación que tienen con la viticultura, la historia y el packaging. Podemos ver la explicación de cada añada a través las etiquetas, que son distintas cada año. Cada socio del vuit recibe 12 botellas de cada añada. El resto se vende principalmente en Primeur por todo el mundo a los amantes del vino.

La añada 2013 es una añada espectacular que viene dada por el agua, como si de un renacimiento se tratase. Después de dos añadas muy cálidas y secas, 2011 y 2012, la lluvia llegó y el suelo, la viña, el paisaje, todo y todos pudieron respirar y expresarse con una renovada vitalidad. El vino es alegre, sonriente, vivo, fuerte, muy expresivo y agradecido.
x

BODEGA