La historia del Roussillon es compleja y cautivadora, y ha sido a veces muy violenta. Terrazas en suelos pedregosos, con un rico fondo geológico y un clima que el hombre ha adoptado para sus cultivos. El Rousillon estaba destinado a atraer la atención de Michel Chapoutier. Él decidió ubicar su dominio en Latour de France.
Esquisto negro y marrón para dar al vino un toque solar. Gneis para la mineralidad y la frescura. La combinación de piedra caliza y la tiza para la fuerza y el equilibrio.
Tres variedades de uvas crecen en las viñas del Domaine de Bila-Haut. Syrah, con sus aromas salvajes de matorrales y especias. Garnacha, tan lleno de sorpresas. Y Cariñena, para los vinos de minerales con notas tánicas crujientes.
x

BODEGA