En el año 2007 nace la nueva bodega PSI, un proyecto muy ambicioso 100% Peter Sisseck.
Desde 1995 con la primera cosecha de Pingus, Peter Sisseck no había puesto en marcha otro proyecto propio. Si bien es cierto que al estelar bagaje de Hacienda Monasterio ha añadido con éxito las consultorías técnicas a Quinta Sardonia y Clos D’Agon. En una línea diferente a Dominio de Pingus quería buscar y abrir una nueva perspectiva en la Ribera del Duero, elaborando unos vinos más en la fruta, en el frescor y en la finura que en la extracción y la potencia. Unos vinos que maduren y se perfilen en grandes tinas de roble y en barricas de segundo y tercer año. Unos vinos que procedan a corto plazo en un 100% de uvas ecológicas, en la búsqueda del respeto por el entorno.

El PSI proviene de microparcelas dispersas de grandes zonas de la Ribera del Duero conducidas por viticultores asociados al proyecto y situadas a una altura de entre 800 y 900 metros.

 
x