ENTREVISTA JORDI MONROIG – VIAJE A MÉXICO

En julio Jordi Monroig, Marketing Manager de Primeras Marcas, se desplazó al corazón de México en busca de dos nuevos productos para añadir a nuestro amplio surtido de destilados representados: mezcal y tequila. En Primeras Marcas queremos aunar lo mejor de cada tierra con el objetivo de obtener un portfolio diverso y de la más alta calidad. El viaje por México fue intenso, muy provechoso y repleto de anécdotas que nos llevaron a las profundidades del reino del mezcal.

Hablamos con Jordi Monroig para conocer de primera mano sus sensaciones, experiencias y conocimientos adquiridos.

  1. El pasado mes de julio fuiste una semana a México, ¿Cuál fue el objetivo de este viaje?

  2. El objetivo de este viaje básicamente fue generar criterio. Uno de los grandes valores de Primeras Marcas es la selección, es decir, escoger los mejores productos para hacerlos llegar a España. Así pues, en México nos dedicamos a conocer de primera mano el mercado de mezcal y tequila y los mejores productores para aumentar nuestro conocimiento sobre un mercado que queremos atacar en un futuro.


    1. ¿Qué zonas has visitado?

    2. He visitado las dos principales zonas de producción. Por parte de mezcal, Oaxaca, que es la zona más prestigiosa, en la que hicimos una selección. En Primeras Marcas tenemos un proceso llamado pirámide inversa que llevamos 30 años aplicando donde se parte de todos los productores a aquellos que creemos que son los más interesantes según unos valores concretos: que sean líderes en producción, familiares, que haya una historia detrás, etc. Así pues, en Oaxaca visité a 7 productores.

      Por otra parte, también estuve en la zona de los Altos de Jalisco concretamente en los pueblos de Arandas y Tequila, donde también realizamos una selección de entre los mejores productores de tequila, para ver cuál de ellos encajaba más con los valores de Primeras Marcas

      .


      1. Cuéntanos un poco más sobre el mezcal y el tequila… Técnicamente el tequila es un tipo de mezcal. ¿Cuáles son las diferencias entre ellos?

      2. Exacto, técnicamente el tequila es un tipo de mezcal. De hecho, cuando nació lo hizo como vino de mezcal.

        El agave o maguey  que se utiliza para producir el mezcal y el tequila se destila en México prácticamente desde el siglo XVII cuando los españoles trajeron alambiques por dos caminos: Europa (alambiques de cobre) y Asia (alambiques de barro). La popularización del destilado de agave llegó a ser un problema para la población, regulándose e imponiéndose diferentes impuestos a su producción y venta. Una de las grandes familias nobles españolas con grandes latifundios apostó por la producción de Mezcal de forma decisiva a principios del siglo XIX y lo hizo en un pequeño pueblo de Jalisco llamado Tequila, fundando la mayor destilería de México y de la que descienden muchos de los prestigiosos productores actuales. Así es como el mezcal de tequila se convirtió en el mezcal más conocido hasta el punto de que la gente se olvidó del tema del mezcal y acabó llamándolo solamente tequila.

        El tequila se hizo tan potente que no podía llegar a hacer toda la producción que el mercado demandaba porque para producirlo debían recolectar el agave (la materia prima con la que se produce el destilado) y en esa época tardaba entre 8 y 18 años en crecer. Lentamente nació un conocimiento de optimización, se optó por usar solamente un agave, el Agave Azul (o Weber), se descubrieron maneras de acelerar su capado y jimado, e incluso llegaron otros cambios como el permitir que el 50% del alcohol del tequila pudiera no ser de agave.

        Paralelamente, una de las mayores zonas de producción de agave era y es Oaxaca, y es allí donde nació una industria semiclandestina de producción de mezcal de muy buena calidad. En esta zona nunca se han llegado a hacer grandes cambios, siempre se han hecho pequeñas producciones usando alambiques de cobre y de barro .  Además, durante el siglo XXI algunos productores desarrollaron la idea de separar los agaves, elaborando monovarietales y destacando las características de cada uno de ellos (Jabalí, Coyote, Tepeztate, etc) con aromas y sabores diferentes.

        Hoy en día el mezcal está considerado un producto de altísima calidad, 100% agave con variedades diferentes, principalmente blanco, y parte de su riqueza es la variedad del agave que se usa para su destilación, un concepto muy parecido al vino. Por el contrario, el tequila, que se produce básicamente en la zona de Jalisco, se desarrolló durante siglos como competencia  del brandy y como tal se estructuró basándose en la crianza en tres grandes tipos: blanco, reposado (mínimo de 2 meses en barrica) y añejo (mínimo de 1 en barrica), existiendo extra añejo o incluso la versión Cristalino, un tequila de larga crianza que antes se purifica para dejarlo completamente transparente. En el caso del tequila la crianza juega un rol fundamental. Dos caminos diferentes hacia la excelencia de un destilado excepcional.


        1. ¿Cómo es el proceso de elaboración del mezcal? ¿Qué particularidades tiene?

        2. En primer lugar, se planta el agave y después debes esperar como mínimo de 6 a 7 años (agave azul o espadín regado de alta producción) y hasta más de 20 años (como por ejemplo un Tepeztate). Aquí también entra en juego el hecho que dependiendo del tipo de agave se puede producir más o menos. Por ejemplo, el agave Jabalí tiene una productividad muy baja y se necesitan varios agaves para producir una botella. En cambio, con agaves mayores de hasta 100kg de piña se puede producir más de 10 botellas de aguardiente con una sola planta.

          Después del tiempo de espera para que crezca, se capa el agave, es decir, se le corta la parte donde se reproduce, para que se hinche y finalmente se jima (proceso por el cual el jimador corta las pencas del agave). Gracias a esto el agave queda desnudo como una piña, después se parte en trozos, y se pone en un horno para caramelizar todos los azúcares. A continuación se prensa y se fermenta el jugo resultante. Después de la fermentación, se pone en un alambique y se destila, generalmente con dos destilaciones.

          En definitiva, el mezcal (y el tequila) es el alcohol blanco más complicado que existe, ya que se parte de una materia prima que puede necesitar décadas para madurar, con una gran cantidad de componentes herbáceos, ligados al territorio, al clima y a la tipología de la planta, que se transmitirán al destilado, otorgándole complejidad y convirtiéndolo en un aguardiente que explica una historia. Algo muy parecido a productos artesanales como el vino o la cerveza.




          1. ¿Qué es lo que más te ha sorprendido de este viaje?

          2. Lo que más me ha sorprendido es la gran diferencia que hay entre el mundo del mezcal, formado por pequeños productores, muy artesanal y centrado en el territorio; y el mundo del tequila, que está mucho más evolucionado económica e industrialmente. Es impresionante ver el contraste entre una Oaxaca rural y tradicional y una Guadalajara, tan urbana y moderna.

            Por otra parte, también me ha fascinado la historia y la variedad del agave y el método de producción, y la enorme variedad y calidad de los mezcales y tequilas que he probado; además de la complejidad de este destilado que yo creo que merece ser descubierto por muchos amantes de los espirituosos.


            1. ¿Se han cumplido los objetivos del viaje? ¿Cuándo sabremos qué marca de mezcal y de tequila entraran en el porfolio de Primeras Marcas?

            2. Sin duda. Hemos cogido criterio que era el objetivo principal.

              Las cosas llevan su tiempo, probablemente sabremos qué mezcal y tequila serán los seleccionados a principios del próximo año. Dentro de esta pirámide inversa que he comentado, la última fase es catar los productos y contrastar con el equipo comercial para consensuar con ellos la decisión final.  El objetivo está claro: conseguir la mejor expresión, el mejor productor, que encaje en un porfolio extraordinario que se ha construido con pasión y cuidado durante décadas.


              1. ¿En España somos consumidores de este tipo de bebidas? ¿Qué crees que aportará distribuirlas en el mercado español?

              2. En España no somos grandes consumidores de mezcal y tequila. En general los aguardientes blancos de preferencia son los orujos propios y la Grappa italiana. El mezcal es aún un gran desconocido y el gran consumo de tequila se da en ambiente festivo y no por su calidad precisamente.

                Pero tanto el mezcal y como el tequila artesanal son grandes productos a nivel mundial y Primeras Marcas, como empresa innovadora dentro del mundo de las distribuidoras, siempre hemos importado los mejores productos del mundo. Nuestra intención es importar aquellos destilados de agave más complejos y de mayor calidad, aquellos que “se beben a besos”, disfrutando de su riqueza aromática y organoléptica. Destilados de producción limitada, producto de una historia y de una pasión familiar que estoy seguro que nuestros clientes apreciarán y disfrutarán con pasión.