La Maldición Oxidativo es una mirada a la tradición vitivinícola de la zona, donde la oxidación fue la virtud de la celebración, acompañando estos vinos a las grandes celebraciones, las tardes frías, amenizando las comidas, las meriendas, las cenas,… el silencioso recurso de la casualidad transformando despistes en joyas enológicas, haciendo del defecto virtud, maravillosos vinos ámbar, sedosos, frescos, almendras, frutos secos, flores secas,.. Historia que acompaña e invita a beber.
x

BODEGA