Este vino debe su nombre al padre de Giovanni Manetti, que falleció en al año 2000. Representa el vínculo con las raíces de la bodega, donde todo empezó.
Con el uso de ánforas, “orci” como las llaman en la Toscana, para la elaboración de este vino, Giovanni buscaba volver a las raíces de la familia. Pero esto no era suficiente, necesitaba elaborar el vino en ánforas fabricadas por la empresa familiar Manetti Gusmano & Figli, que en la actualidad todavía produce azulejos y objetos de terracota. Era indispensable que estas ánforas fueran fabricadas artesanalmente y acorde con los métodos de producción tradicionales de la Toscana. Además, la arcilla usada para estas ánforas proviene de los viñedos de Fontodi, completando así el ciclo.
El vino permanece 12 meses en las ánforas, sin la adición de sulfitos y sin pasar por barricas de roble. Las ánforas se dejan en la bodega a temperatura ambiente de 14°C y con humedad del 80%, condiciones perfectas para la lenta evolución del vino.
La micro-oxigenación es más baja en ánfora que en barrica y la arcilla contiene propiedades antioxidantes. Como el vino pasa tanto tiempo con la piel de la uva, los taninos y el CO2 actúan protegiéndolo de la oxidación. Además, se cubre la parte superior del ánfora con cera de abeja para darle al vino una protección extra contra la oxidación.
x

BODEGA