Roussillon

Los viñedos del Roussillon se encuentran en los Pirineos Orientales. Se extienden sobre unas 20.000 hectáreas y producen alrededor de 621.000 hectolitros por año. Limita con el mar Mediterráneo hasta la frontera con España. Entre el mar y las montañas, el Roussillon ofrece a la vid un clima seco, caloroso y unos terruños excepcionales.

Sus suelos son muy diversos: piedra caliza, arcilla, esquisto, gneis y granito. El cultivo de la vid se efectúa principalmente en terrazas. Este viñedo tan antiguo es famoso por sus vinos dulces.

El Roussillon es también conocido por sus vinos tradicionales. En esta región, los productores explotan las variedades de Syrah, Monastrell y Cariñena. Los vinos tintos de Roussillon son carnosos, afrutados y especiados. Los vinos blancos se distinguen por su finura y delicadeza, con notas de cítricos, fruta blanca y aromas florales.