Markus Molitor

En 1984, a la tierna edad de 20 años, Markus Molitor se hizo cargo de la bodega de su padre con un objetivo claro: producir Riesling de Mosel bajo el nombre de "Molitor" siguiendo la tradición de ocho generaciones y con la misma calidad que hizo a la región mundialmente famosa hace 100 años.
Los vinos de Markus Molitor demuestran el potencial del terroir de Mosel: la estructura y la profundidad de sabor combinados con la frescura y la elegancia. La bodega, que trabaja 15 parcelas distintas, está ubicada en el centro de los viñedos de Wehlener Klosterberg.

"80% inclinación – 94% Riesling – 100% pasión"

Viñedos en pendiente
Vides no injertadas, algunas de ellas con más de 100 años de antigüedad, forman la base de los increíbles Rieslings de Mosel. Las pendientes más empinadas con una inclinación de hasta el 80% se cultivan meticulosamente a mano.
Los viñedos de Molitor se extienden desde Brauneberg hasta Traben-Trarbach y, desde 2001, también a lo largo del rio Saar. Debido a esta amplia distribución regional y a la diversidad asociada a los suelos de pizarra y a los microclimas de los viñedos, los vinos de Markus Molitor representan a todas las variedades de uva del Mosel.
Los viñedos están plantados principalmente con Riesling, mientras que la excelentes Pinot Blanc y Pinot Noir se cultivan en ciertas áreas seleccionadas.

Selección manual
La vendimia se lleva a cabo manualmente por un equipo experimentado, seleccionando con cuidado cada uva individualmente, ya que determinará la calidad final del vino. El tiempo es también un factor decisivo. A pesar del riesgo que conlleva se vendimia bastante tarde para dar a las uvas tiempo para madurar fisiológicamente, el criterio más importante para que desarrollen el correcto equilibrio entre sabor y acidez.
Cuidados naturales de la viña
Molitor enriquece sus suelos solamente con medios exclusivamente orgánicos, realiza un cultivo suave de las viñas y con una proporción equilibrada entre hojas y frutos, para lograr un grado máximo de calidad. Las altas paredes de hojas aseguran el suministro ideal de nutrientes para una menor cantidad de frutos por vid y promueven la optimización en términos de rendimiento y madurez fisiológica. Dependiendo de la parcela, la densidad de las plantas y la cosecha, el rendimiento oscila entre 10 y 55 hl/ha.

Suelos
Los suelos de la zona del Mosel no solo tienen excelentes propiedades de almacenamiento de calor, sino que también se distinguen por una composición mineral muy específica y localizada, formada principalmente por varios tipos de pizarra.
La estructura de los subsuelos constituye la base de los vinos en el sentido más estricto de la palabra. Influye en el suministro de agua y, por lo tanto, tiene un efecto directo en la mineralidad, el aroma y la acidez de las uvas.

Crianza
Todos los vinos de Markus Molitor se producen mediante fermentación espontánea. No se utilizan agentes mejoradores, enzimas u otros tipos de ayuda. La antigua bodega abovedada de tres pisos excavada en la pizarra ofrece un clima óptimo, permanentemente fresco y con alta humedad, en el que los vinos fermentan muy lentamente.
Además de en tanques de acero inoxidable, los vinos fermentan y maduran en grandes toneles de madera (1000 l, 2000 l, 3000 l) de roble de la mejor calidad, estacionado al aire libre para asegurar un tanino domado y un sabor especialmente natural. Estos son los toneles ideales para el Riesling de alta calidad y gracias a la clarificación natural y al contacto moderado con el oxígeno, llevan produciendo el mismo sabor inconfundible desde hace siglos.
Los vinos se fermentan a baja temperatura y lentamente durante meses. Luego se dejan reposar durante varios meses más sobre levaduras finas para darles la profundidad y el cuerpo característicos de los vinos de Molitor. Después de una pausa en invierno, la fermentación termina a medida que las temperaturas comienzan a subir. Los vinos se dejan reposar durante varios meses más sobre la levadura fina para darles estructura y profundidad, el carácter habitual de los "vinos de Molitor".

Levaduras naturales
Al contrario que con la fermentación con cultivos de levadura seleccionados industrialmente, con la fermentación espontánea las levaduras que se encuentran naturalmente en la piel de la uva son las que convierten el azúcar de la uva en alcohol. Numerosos cultivos de levadura, cada uno de los cuales es dominante en diferentes etapas de la fermentación, convierten el dulce jugo de uva en el delicioso Riesling de Mosel. La diversidad de levaduras naturales realza la complejidad de los vinos y da una expresión auténtica al carácter del terroir. Otra ventaja de la fermentación espontánea es la menor obtención de alcohol.

El código de color
Las botellas de Molitor están codificadas por color según la categoría de sabor del vino:
Vinos secos: cápsula blanca.
Vinos off-dry: cápsula gris verdoso
Vinos naturalmente dulces o con botrytis: cápsula dorada

La Bodega: Haus Klosterberg
Construida a finales del siglo XIX como una bodega, y adquirida en 1984 por Markus Molitor, la propiedad fue restaurada entre 2009 y 2012. Con gran atención por conservar los detalles, utilizando materiales históricos y modernos, la bodega junto con la nueva Vinothek es un referente arquitectónico entre las bodegas de Mosel y ha ganado varios premios, entre ellos el "Architekturpreis Wein 2013".