Una historia de mujeres


En 1996 Bernard Dauré embarca sus amigos Jean Pierre Cayard y Claude Florensa en un proyecto loco, un dominio en tierras australes, en Chile. Las mujeres de las tres familias se enamoran del terreno de Apalta en la el valle de Colchagua a solo dos horas del Sur de Santiago de Chile.

Las Niñas se ponen a trabajar, y trabajan durante tres años… llegando a plantar 160 hectáreas de Cabernet-Sauvignon, Carménère, Syrah, Mourvèdre, Grenache Noir, Merlot y Chardonnay. El arquitecto chileno Mathias Klotz se encarga del diseño de la bodega y dirige su construcción.

El proyecto de construcción ha respetado este medio ambiente tan gigantesco dominado por los sentidos. La simplicidad de los materiales, la transparencia, el equilibrio en el trabajo. El edificio se mimetiza con el paisaje durante el día, y por la noche ilumina el paisaje de la llanura de Apalta.

El Equilibrio


Las Niñas están cada día más arraigadas en Apalta y desafían la modernidad en los vinos nacidos de esta tierra. La producción ecológica es un deber, el equilibrio, una búsqueda continua en cada añada. La frescura de sus vinos es un testigo de juventud eterna.

La Casa Patronal


El Valle de Colchagua fue una de las principales zonas agrícolas del país.  La historia particular de la casa patronal de Viña Las Niñas se remonta a fines del siglo XIX, cuando fue construida para albergar a la familia  Bulnes dueña de la hacienda de Apalta, quienes se dedicaban principalmente a la agricultura.

Esta hacienda tuvo diversos propietarios, hasta que en 1967 fue expropiada por motivos políticos y subdividida en lotes más pequeños.

El año 2000 la propiedad donde se encuentra la casa Patronal, fue adquirida por la sociedad de Viña Las Niñas quienes se han preocupado de restaurar y mantener un constante trabajo de conservación de ésta.

La propiedad tiene una superficie de 7 hectáreas de bosque centenario y viñas.

www.vinalasninas.com

 

 

Chile (Apalta - Valle de Colchagua)