Glenfarclas – Malt Whisky

Glenfarclas es una de las pocas destilerías que continua siendo independiente y familiar, en Escocia. Usando los mejores ingredientes, combinados con los  métodos de destilación tradicionales, se crea el inolvidable  sabor del Glenfarclas Single Malt. Cada partida es tan especial como la última.


 

En 1836 se concedió una licencia a una pequeña destilería llamada Glenfarclas, en la finca de Rechlerich en el condado de Ballindalloch, entre las colinas de Moray, pero no fue hasta que John Grant adquirió los derechos de la finca en 1865 que la destilería comenzó a desarrollar su verdadero potencial.

La historia de Glenfarclas es tan rica y colorida como el whisky que lleva su nombre. Es la historia de una familia, los Grants, los cuales desde 1865 han estado unidos por una sola visión – la creación del perfecto whisky de malta (Single Malt Whisky), el último sabor de Escocia.

Todo empezó con John Grant; nacido en 1805 en la granja de Lynbeg en Speyside, pasó la mayor parte de su vida en su querida granja de Blairfindy con su esposa Barbara. Era un granjero de éxito, poseyendo varias granjas en la zona y criando el ganado campeón de Aberdeen Angus.

Debido a esto, fue natural para John Grant estar interesado en la granja de Rechlerich, en el estado de Ballindalloch, cuando quedó vacía en 1865. La granja de Rechlerich era también llamada en esta zona como la Destilería Glenfarclas; establecida en 1836 por el arrendatario anterior, Robert Hay. Cuando John Grant firmó el acuerdo de arrendamiento en 1865, compró la destilería por £ 511.19 sd. Afincada en un prado fecundo, la granja demostró ser ideal para un alto en el camino del ganado, que eran conducidos entre las muchas granjas de Glenlivet y el mercado de Elgin. Los ganaderos podían parar y dar de beber a su ganado en la granja, descansar sus cansados pies y disfruta de los poderes reconstituyentes de un trago de Glenfarclas 105 Cask Strength.

Con la fama de Glenfarclas extendiéndose más allá de su tierra, John Grant y su hijo George Grant crearon una sociedad en 1870 y fundaron la firma familiar J.&G. Grant para llevar los negocios de destilación. Después de muchos años de duro trabajo, el compromiso de la familia y la sagaz contabilidad, el futuro de Glenfarclas estaba seguro en las manos de la familia Grant.

A lo largo de 1900, el negocio continuó creciendo, recibiendo un importante empujón en 1952, con la reforma de la ley de Alcoholes, la cual permitió casi doblar la producción durante la noche. Previamente, se había prohibido amasar y destilar al mismo tiempo y trabajar el domingo.

Hoy, George Grant, la cuarta generación de esta remarcable familia de Speyside, ha celebrado recientemente los 50 años como presidente y su hijo John, el cual se incorporó en 1973, es el actual Director Gerente. Tiene también un hijo, y continuando con la tradición familiar se llama George. Representa la sexta generación de los Grant.

"Del grano al vaso" – esta es la magia de Glenfarclas".

Benrinnes; lila en Otoño y la nieve lo reviste en Invierno, las laderas de detrás de Glenfarclas están cubiertas de brezo, como si vigilaran este tesoro de Speyside. Alimentado por el deshielo en invierno, cristalinas burbujas de agua de primavera provenientes del granito que hay debajo, proporcionando a Glenfarclas el agua más pura, para ser transformada en "agua de la vida".

Calentada y mezclada con la excelente tierra para la cebada en la tina de fermentación, el agua disuelve los azúcares, los cuales son vitales para la fermentación en alcohol. Una vez el azúcar fermentado ha sido extraído, se añade levadura y fermenta durante 48 horas, en una "cerveza agria" o "lavado" que contiene un 8% de alcohol. A propósito, la tina de fermentación en Glenfarclas es una de las más grandes de la industria, midiendo 10 metros de ancho, y con su brillante e inmaculado acero que impresiona a quien lo ve.

Pero es en el corazón de la Destilería, en la magnífica "Casa de Destilería", donde empieza realmente la magia.

El estruendo del fuego directo en los alambiques, el destello de los rayos de sol reflejando en la caldera pulida, y el completo tamaño de los más grandes alambiques en Speyside, es impresionante. Destilado dos veces, los seis alambiques trabajan en pares y cada par consiste en un alambique de "lavado" y un alambique de "alcohol". Sólo las más ligeras y las mejores porciones de alcohol son seleccionadas y se ha dicho que "es el whisky que ellos no usan el que hace grande a Glenfarclas". Con un ojo especializado y una habilidad pasada a través de las generaciones, el destilador hace el "medio corte" en el preciso momento para obtener el valioso nuevo alcohol de Glenfarclas.

Una vez el preciado nuevo alcohol es recogido, con su aroma a peras y a cerezas en flor, se llenan los más excelentes toneles españoles de sherry para madurar y conseguir el inolvidable sabor de Glenfarclas. Los toneles, de Jerez y Sevilla en España, han albergado anteriormente Olorosos y Finos sherry, y como sus antecesores, John Grant selecciona los toneles personalmente. Todo forma parte del riguroso proceso de control de la calidad, que asegura que cada partida de Glenfarclas es tan especial como la última.
Los toneles reposan "durmiendo" en los tradicionales almacenes de maderos de estibar, por muchos años, sólo compartiendo sus secretos con los mismísimos ángeles. Desde el sabor malteado en la boca del 10 años, hasta el rico pastel de frutas empapado con Sherry del 30 años, "Glenfarclas es tan natural y perfecto como el día que te marchas de tu tierra Highland – su sabor capturado y suspendido en el tiempo hasta el momento deleitable de la verdad cuando el corcho se ha extraído y el sol del otoño ha salido."

Así cuando Glenfarclas es finalmente vertido y saboreado, tanto si es el de 10, 15, 25, 30, el excelente 40 años o el único Cask Strenght 105, recuerde que cada sorbo es una celebración de la combinación única entre la localización y la historia; el logro del sueño de una familia.

Premios y Distinciones

2016 San Francisco World Spirits Competition - “Best Distillers’ Single Malt”
2015 Whisky Magazine, Icons of Whisky – Highly Commended
2011 Whisky World (Japanese Magazine) - Distillery of the Year
2006 Whisky Magazine – Distiller of the Year

www.glenfarclas.com

Leer más


Glenfarclas – Malt Whisky