Delamain – Cognac

LA EXPRESIÓN MÁS PURA DEL TERROIR DE ORIGEN DE LOS MÁS GRANDES COGNACS
Esta declaración de fidelidad y fe ha sido constante en la familia Delamain, desde que James Delamain llegó de Irlanda en 1759 para asociarse con Jean-Isaac Ranson, su suegro, propietario de una vieja firma exportadora cuyo origen se remonta a los primeros tiempos del Cognac.

Las raíces profundas de la Casa Delamain, firma dirigida hasta nuestros días por los descendientes directos de su fundador, Patrick Peyrelongue y su primo Charles Braastad, se sumergen en los orígenes del comercio del Cognac y le permiten formar parte de la más vieja élite de la región.
La familia Delamain cuenta entre sus miembros con humanistas, científicos y poetas, entre ellos Jacques Delamain, escritor y gran ornitólogo, o Robert Delamain, autor de “La Historia de Cognac”, un libro de referencia obligatorio entre los amantes y los eruditos. La familia ha permanecido homogénea y unida a la intimidad de una casa repleta de recuerdos y tradiciones legadas por grandes generaciones precedentes.

Abiertos al mundo y atentos al devenir de las cosas, los sucesivos propietarios de la casa Delamain han dirigido siempre personalmente los procesos más importantes de la producción: Compra de los aguardientes, crianza, mezcla, reducción, lo que explica la impresionante constancia del producto.
Albacea del carácter original de las viejas Maisons de Cognac, Delamain selecciona y compra los aguardientes a los propietarios destiladores de la región, ligados por relaciones de confianza recíproca a menudo muy antiguas. De esta forma Delamain tiene acceso a las mejores fuentes de aprovisionamiento de los terroirs de la Grande Champagne exclusivamente, los únicos capaces de responder al elevado nivel de calidad exigido.

La casa Delamain permanece fiel a su tradición artesanal. Todas las operaciones de preparación se hacen a mano, siguiendo las reglas del arte, dentro de una exigencia de calidad absoluta, en unas bodegas invadidas por mágicas esencias y preciosas damajuanas.
La visión Delamain es simple: Mantenerse fieles a sí mismos y ofrecer Cognacs de la más pura y auténtica expresión. Actualmente, el mayor orgullo de la casa Delamain, siempre a la conquista de nuevos mercados, es el reconocimiento de su saber hacer y el aprecio que reciben sus Cognacs por parte de los más grandes conocedores alrededor del mundo.
El Espíritu Delamain
La casa Delamain está muy apegada a su carácter tradicional y artesanal, donde el gusto por la perfección sobrepasa cualquier exigencia comercial. Está especializada en la crianza y el envejecimiento de Cognacs de muy alta calidad.

EL MÉTODO DELAMAIN

La Selección
El concepto perfeccionista de Delamain únicamente puede encontrar su razón de ser entre los mejores cru de Cognac: La Grande Champagne; de cuyos mejores micro-terroirs se provee la bodega. Ningún contrato; todas las compras se realizan después de una rigurosa degustación en casa de los propietarios, que destilan y comienzan la crianza de sus Cognacs siguiendo las instrucciones de Delamain desde hace siglos.
El Depósito
La bodega ha prohibido el uso de barricas de madera de roble nuevas para evitar el aporte excesivo de tanino, que contribuiría a endurecer el aguardiente y a deteriorar su original elegancia.
Los Cognacs Delamain envejecen en viejas barricas de roble francés llamados “roux”, de 350 litros, lo que implica una duración de la crianza superior a las prácticas corrientes.
La Bodega
La crianza de los Cognac se efectúa en las condiciones higrométricas ideales de las antiguas bodegas de propiedad, situadas en la ribera del Charente.
El Ensamblaje o Mezcla
Después de la crianza, solamente se mezclan Cognacs de edad similar: Un aguardiente joven combinado con uno de muy viejo lo “trastorna” en detrimento de la calidad del producto final.
El Maridaje
Después del ensamblaje, el corte definitivo permanecerá aun dos años más en barricas de madera para obtener una armonía perfecta.
La Reducción
Es entonces cuando tiene lugar la delicadísima operación de la “reducción”. No se escatima en las precauciones: Utilización de “faibles” (viejos Cognacs reducidos a 15º de alcohol), introducidos lentamente y por fases. De esta forma se asegura un mejor seguimiento del corte y se evita el riesgo de “romper” el aguardiente. Posteriormente se aplica un filtrado y se embotella.
Los Acabados
Se cuidan todos los detalles: Cada botella se aclara con Cognac antes de su embotellado, las etiquetas y los sellos de cera de la mejor calidad se ponen a mano. Antes de introducirlas en su estuche, cada botella es revisada cuidadosamente.
www.delamain-cognac.fr

Leer más


Delamain – Cognac