Los orígenes de Vallombrosa se remontan a los primeros siglos de nuestra era, entre los años 161-180 despues de cristo, en pleno imperio romano, como lo demuestran los vestigios encontrados. Los romanos escogían los terrenos sabiamente, un subsuelo calcáreo Triásico bajo una tierra roja del Pérmico, con esquistos de los Maures. Unas viejas viñas en este subsuelo especial y un clima ligeramente alejado de la costa es el origen de un vino que combina elegancia y frescor con mineralidad y frutosidad.
Elaborado en cantidades limitadas, el Grand Vin nace de viejas cepas de Grenache.
x

BODEGA