Nacido de la unión de dos variedades, el Sémillon por su corpulencia, su suavidad y su sabor a miel. El Rolle por su untuosidad, su cuerpo y sus notas florales y afrutadas.
Las parcelas utilizadas para el Blanc de Blancs descienden hasta el mar lo que confiere a este gran vino su carácter inimitable.
x

BODEGA