A principios del siglo XIX, Château Paloumey, una propiedad de 35 hectáreas en Ludon-Médoc, perteneció a un comerciante de vinos de nombre Octave Dupuy. Convencido del excelente potencial que ofrecía el sur del Médoc, se embarcó en una renovación completa de la propiedad.

Los vinos de Château Paloumey disfrutaron de una excelente reputación y pronto se clasificaron entre los mejores Cru Bourgeois de Médoc.
Debilitado por la crisis de la filoxera a finales del siglo XIX y víctima de los años de guerra, el viñedo de Paloumey fue abandonado y en 1950 todas las viñas se arrancaron. Château Paloumey languideció en el olvido durante casi 40 años.

Cuando en 1989, Martine Cazeneuve asumió el reto de restaurar la reputación de Château Paloumey, fue una tarea monumental: no había vides y ni bodega!

El château, una casa unifamiliar de principios del siglo XIX, era el único vestigio del glorioso pasado de la propiedad.
Martine Cazeneuve, junto a François Charles Oberthur, dedicaron varios años de intenso y apasionado trabajo a la reforma de las diversas parcelas en la viña, la plantación de nuevos viñedos y la construcción de una bodega para dar nueva vida a la propiedad.

Su determinación fue recompensada en 2003, cuando la calidad de los vinos fue reconocida una vez más y Château Paloumey fue ascendido a la categoría de Cru Bourgeois Supérieur. Hoy en día hay 34 hectáreas de viñas plantadas en las comunas de Ludon-Médoc y Cussac-Fort-Médoc.

www.chateaupaloumey.com

 
x