Situado en la parte oriental de la meseta de Pomerol, donde pueden encontrarse las mejores propiedades, vecino inmediato de Pétrus, La Fleur-Pétrus produce uno de los mejores vinos de Pomerol. A raíz de las terribles heladas de 1956 fue necesario replantar de nuevo todo el viñedo. El viñedo es todavía joven, según el criterio mantenido por su propietario, la sociedad Jean·Pierre Moueix, que lo adquirió en 1953 al señor Garet. El vino de la Fleur-Pétrus es menos corpulento, con una estructura más ligera que los otros Pomerol de la sociedad Moueix, como Pétrus, Trotanoy o Latour en Pomerol, pero es extremadamente elegante, y presenta una textura suave y voluptuosa. Alcanza generalmente su maduración más rápidamente que los vinos antes mencionados y puede normalmente beberse en los 5 ó 6 años siguientes a la vendimia. Las últimas cosechas han sido de una calidad constante, y el vino ha reencontrado su elegancia aterciopelada. Y en razón y a medida que las cepas del viñedo vayan adquiriendo edad, la calidad deberá todavía mejorar.

En 2012, el viñedo de Château La Fleur Petrus se incrementó en casi 4 hectáreas. Las viñas provenian de una propiedad adquirida por Christian Moueix y Edouard Moueix a la familia Cliquot, los propietarios de la poco conocida, pero muy bien situada, Château Guillot. Debido al aumento en tamaño de la finca, a partir de la cosecha del 2013, los vinos de Château La Fleur Petrus se vinifican en el Château Hosanna, conocido anteriormente como La Providence, ambos propiedad de la familia Moueix. Sin embargo, La Providence ya no está en producción. La nueva ubicación es más moderna y funcional.
x

BODEGA