Adorado de Menade es un homenaje a aquellos vinos ancestrales nacidos de viñas enmarañadas trabajadas por las gruesas manos de nuestros abuelos.

Criado con cariño como una reliquia más de 50 años, bajo velo flor, refrescado anualmente, el tiempo lo ha convertido en una elegante maravilla de fruta madura, tostados, especias, con notas de elegante solera y sabroso enranciado, un himno a la familia y a su historia.
x

BODEGA